Selección de Fútbol de Uruguay: Un cambio para cambiar

El adiós a Tabárez 

“El Comité Ejecutivo informa que ha resuelto finalizar el contrato del Sr. Oscar Washington Tabárez y demás miembros del cuerpo técnico de la selección mayor”, así, decía el comunicado de la Asociación Uruguaya de Fútbol (AUF) cuando el pasado 19 de noviembre se ponía fin a un proceso de 15 años y 8 meses del director técnico al frente del combinado “Celeste”.

Óscar Washington Tabárez, entrenador que ubicó a la Selección Nacional  4ª. en el Mundial de Sudáfrica 2010 y 5ª. en Rusia 2018, conquistando la Copa América en 2011 en tierras argentinas, era cesado, producto de los magros resultados de los últimos 6 partidos de la Selección Uruguaya, 7ª. en la tabla de posiciones de la Clasificatoria de la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol), que concede 4 lugares directos a la región para el Mundial Masculino de fútbol de Catar 2022 y uno más, el 5° para repesca, que se jugará ante una selección asiática por un lugar en la Copa del Mundo. Será a partido único, en junio de 2022.

Como DT, Óscar Washington Tabárez dirigió 221 partidos en la Selección Uruguaya, de los cuales ganó 104, empató 58 y perdió 59.

Los últimos juegos de la “Celeste”, fueron altamente negativos en resultados y goles recibidos. Luego de derrotar a Ecuador 1 a 0 como local en setiembre 2021, logró empatar a 0 con Colombia en casa, visitó a Argentina que lo goleó 3 a 0, posteriormente Brasil lo recibió y apabulló ganándole 4 a 1; mejoró su juego ante Argentina de local, sin embargo cayó 0-1 y cerró su participación previa al receso recibiendo en la altura de La Paz, un contundente 3 a 0 de parte de Bolivia.

En esos 6 partidos, solamente convirtió 2 goles y rescató 4 puntos de 18 posibles, recibiendo 11 goles.

De esta manera, llega a los 4 últimos juegos de las Clasificatorias sudamericanas, habiendo logrado solamente el 38% de los puntos disputados, 16 en 42.

Para revertir el mal momento deportivo, Uruguay deberá abordar los 4 partidos que restan ante Paraguay en Asunción, Venezuela en Montevideo – donde también recibirá a Perú – y cerrar su ronda frente a Chile en el país trasandino, intentando obtener el 75% de los puntos en disputa, para tener chance de poder alcanzar el 5° lugar y el acceso a la repesca.

Para eso las autoridades de la AUF, decidieron confiar el desafío de llegar a Catar 2022, a un entrenador joven. Diego Alonso (46) fue designado nuevo entrenador de la selección uruguaya de fútbol el pasado 14 de diciembre de 2021.

Su historia

Alonso fue futbolista profesional desde 1992, cuando debutó en Bella Vista de Montevideo y se retiró en el año 2011, jugando para Peñarol.

También defendió en Uruguay los colores de Nacional, en Argentina los de Gimnasia y Esgrima de La Plata, y tuvo un largo pasaje por España donde jugó en Valencia, Atlético de Madrid, Racing de Santander, Málaga y Murcia. En México jugó en Pumas de la UNAM.

Como jugador también vistió la camiseta de la selección en siete oportunidades, incluyendo la Copa América de 1999, en la que Uruguay fue vice campeón detrás de Brasil.

En su rol de entrenador, justamente es México el país donde mayor desempeño y éxito ha tenido al dirigir a Pachuca y Monterrey, clubes con los que ganó un Torneo Clausura (Pachuca) y una Liga de Campeones de CONCACAF, con cada uno de ellos.

En 2017 fue tercero en el Mundial de Clubes con Pachuca.

Además, entrenó a Bella Vista y Peñarol en Uruguay, Guaraní y Olimpia en Paraguay, y fue el primer entrenador de Inter de Miami en la Major League Soccer de Estados Unidos

Presentación oficial

Ficha del nuevo entrenador de la selección mayor de Uruguay

Nombre completo: Diego Martín Alonso López

Fecha de nacimiento: 16 de abril de 1975 (46 años)

Lugar de nacimiento: Montevideo, Uruguay

Luego de la presentación formal, conversó con los medios de manera presencial y virtual al mismo tiempo con participación de periodistas de diferentes lugares del país y del exterior.

Comentó que tuvo contacto con el ex seleccionador, Óscar Washington Tabárez, con el que se conoce hace mucho tiempo dijo, “Conoce a mis abuelos y a mis padres. Nacimos en el mismo barrio y en mi casa siempre hubo admiración y respeto por él. Hemos tenido contactos, siempre respetuosos, y hemos recibido la respuesta que esperábamos, a la altura de siempre. Preferiría mantener la conversación que tuvimos en forma privada”, señaló.

Consultado sobre la base que dirigirá en los cuatro juegos que restan, dijo:

“Hay una base grande de futbolistas que son de selección y creemos mucho en ellos. Creo mucho en los jugadores de futuro pero sobre todo en los actuales de Uruguay y por eso estoy acá; porque creo profundamente que Uruguay haciendo las cosas como las tiene que hacer estará en el Mundial. Creo mucho en cada uno de los futbolistas que tenemos y seguramente tendremos una selección que va a competir muy bien”, agregó “creo que tomé la decisión correcta, estoy muy feliz de ser el entrenador de la selección y estoy muy feliz de ser el entrenador de estos futbolistas”.

“Cuando te llama la selección de tu país te moviliza cualquier cosa”. “Me moviliza el reto, pero lo que más me moviliza es el orgullo de ser el entrenador de la selección. Para mí, eso es lo más importante”.

Sobre otras consultas respondió:

“No puedo transmitir una idea que no siento; transmitimos lo que sentimos y el jugador lo percibe, tenemos variantes con los jugadores que hay para la faceta ofensiva, y en la faceta defensiva poder dominar los partidos a través de la presión”.

“Me gusta dominar los partidos a través de la fase defensiva con la presión y desde el juego siendo el equipo que más situaciones puede crear. Eso es lo que siento del fútbol. Hay caminos, vías y características de futbolistas que nos pueden llevar a tener un fútbol más combinado o a lo mejor, más vertical, o de velocidad o de generación por dentro”, señaló.

“Más allá de todas las cuentas que se puedan hacer hoy lo que me interesa es el primer partido; ni siquiera el segundo. Hay que estar enfocados en Paraguay, el primer objetivo. En nuestra cabeza está el primer partido y poderlo preparar. Y de ahí en más seguir creciendo. Lo que necesitamos y buscamos es empujar todos para el mismo lugar”, comentó.

Sobre su relación con los medios y la prensa dijo:

“Es un gusto tener dialogo cordial con los medios, y con respeto podemos debatir todo el tiempo y encontraran de este lado también respeto”.

Consultado sobre las características de su forma de dirigir expresó:

“Me preparé mucho para ser entrenador, y mucho antes de ser entrenador. He crecido, he estado diez años trabajando para aprender y no cometer errores. Me gusta la movilidad y realizar estrategias diferentes, tenemos la obligación de tener diferentes escenarios y perfiles, y adoptar las decisiones que se entiendan oportunas en el momento. “Tampoco es trascendente si jugamos en línea, o cambiamos sobre la marcha, sino como hacemos con lo que decidimos hacer ante un rival, dar respuestas, tener herramientas y ensayar mucho como enfrentar  las contingencias antes que sucedan preparando situaciones.”

Ernesto Ortiz Gómez

Uruguay