Presidente de AIPS, Gianni Merlo: “Nosotros, la prensa, no somos el enemigo de Japón”

Por Martín Mazur (Argentina) – AIPS Media

LAUSANA, 2 de julio de 2021.- La ocasión era el 97º cumpleaños de la Asociación Internacional de Prensa Deportiva (AIPS). El escenario, una conferencia online con ponentes y colegas de todo el mundo. El mensaje, urgente y alto: “nosotros, la prensa, no somos el enemigo”. Tales fueron las palabras del presidente de la AIPS, Gianni Merlo, pidiendo una solución conjunta para mitigar y anular las restricciones antes de que sea demasiado tarde.

El presidente de la AIPS, Gianni Merlo, hablando durante la conferencia electrónica mundial de la AIPS el 2 de julio de 2021.

“Mi primera vez en Japón fue en 1978, y fui recibido por el señor Hoshino, un colega y caballero del Youmiuri Shinbun, que me demostró la gran hospitalidad del pueblo japonés. Pero ahora la situación no es la misma. Hoy el tema muy vital para nuestra profesión de esta conferencia es el acceso a las fuentes. Pero es muy importante que empecemos con Tokio 2020, que va a comenzar muy pronto”, comenzó Merlo, planteando tres puntos visibles, mientras mostraba las normas escritas del “Alojamiento de Tokio 2020″ oficial: “Trabajar durante el régimen especial de cuarentena suave”, el documento que regula lo que un periodista puede, debe y no puede hacer.

Rastreado – “Este coronavirus ha creado cierta confusión en el corazón del pueblo japonés y de los organizadores . Hemos recibido el Playbook para los periodistas que estarán en Tokio y resulta que hay que tener el GPS siempre encendido, para que puedan saber con precisión dónde estás en todo momento. Si te falla la batería, si se te muere el teléfono, entonces tienes que explicar lo que ha pasado a la seguridad. También quieren saber con quién te vas a encontrar, y eso no es correcto, aunque tu propia intimidad desaparezca por completo”, dice Merlo.

La regla de los 15 minutos para salir… – “Otra cosa que es increíble -continuó Gianni Merlo- es que nos digan qué podemos comer en el centro de prensa o en las instalaciones del evento al que vamos, o qué puedes comer en tu hotel o comprar algo de comida en el lugar especial, la llamada tienda de conveniencia, pero antes de ir tienes que preguntar al personal de seguridad y tienes que volver en 15 minutos. Si no, no sé qué pasará. Si hay cola o tienes que ir andando, tus 15 minutos se han acabado.

No seguir estas normas puede suponer la retirada de tu acreditación. ¿Se imaginan? Te has gastado miles de dólares, has hecho la cuarentena, has seguido todas las normas, y puedes perderlo todo por estar 20 minutos en una tienda para pagar la comida. Esto es inaceptable”.

Acreditación en peligro – Otro tema importante planteado por el presidente de la AIPS fue el riesgo creíble de ser vetado: “Cuando sales tienes que decirle al guardia de seguridad a dónde vas, y rellenar todos los registros cuando estás de vuelta. Esto es como estar preso y la libertad de la gente está realmente en peligro. Pero hay una tercera cosa, si te identifican caminando fuera, el guardia de seguridad te pedirá que vuelvas a tu habitación e informes a los organizadores de Tokio 2020. Una infracción podría suponer que nos echarán de Japón.
Y como se nos califica de “parte de los Juegos”, se anima a la gente a fotografiarnos y publicarlo en las redes sociales cuando estamos fuera. ¿Se imaginan? ¿Están pidiendo a la población de Japón que siga cada uno de nuestros movimientos y ponga en las redes sociales la posible infracción de las normas? Esto es lo más loco de todo, puede generar racismo…”.

Se necesita una solución conjunta
Con calma, el presidente hizo un llamamiento a la revisión de estas normas, apelando a la hospitalidad de Japón, que está bien documentada. “No podemos juzgar a Japón por este papel, porque Japón es mejor que esto. Tenemos que encontrar una solución juntos. Entendemos lo difícil que es para ellos, pero no puedo creer que la hospitalidad de Japón sea ésta. Es una ocasión especial, pero no estamos en guerra”.

Los freelancers terriblemente penalizados – Otro asunto importante fue la situación de los periodistas autónomos, los freelancers. “Muchos de nuestros colegas, la mayoría de ellos autónomos, o pagando todos sus gastos porque sus periódicos o su sitio no lo hacen, pero hacen un gran sacrificio porque creen en el deporte y en lo que hacen, y a estas personas los organizadores les dicen que pasen de los hoteles baratos a los hoteles reconocidos por la organización, sólo para descubrir que estos otros hoteles cuestan tres, cuatro veces más. ¿Es este el espíritu olímpico? Lo dudo”, subrayó Gianni Merlo. “Esto no es aceptable, porque quien no tiene un gran poder financiero no puede ser penalizado y puesto en una especie de gueto en el mundo del periodismo deportivo. En nuestra profesión no existen dos categorías de periodistas: los ricos y los pobres, no estamos en la Edad Media”.

¿El espíritu olímpico no es para los “menos ricos”? “El deporte es cultura y estoy seguro de que todos los japoneses están de acuerdo con esta idea. Pero la ocasión especial puede llevar a ideas locas. Tenemos que encontrar una solución juntos. No somos infectadores. Somos gente que quiere ir a Japón porque es una gran nación. Me encanta su hospitalidad. Las competiciones olímpicas son importantes no sólo por el resultado, sino por el significado. Tenemos que respetar a los medios de comunicación que no son tan fuertes económicamente y quieren formar parte de este espíritu. Normalmente, cuando alguien impone tantas restricciones, hace un recorte en el coste para encontrar un equilibrio, pero en lugar de eso lo están encareciendo”.

Llevar la esperanza – “Venimos a llevar un mensaje de esperanza, no a destruir Japón. Estamos pagando los errores del gobierno, porque la vacunación sigue siendo lenta. Pero todos estamos completamente vacunados. El pueblo de Japón no debe vernos como el enemigo que trae el coronavirus. Tenemos que relajar la situación todos juntos, y esperemos que con el proceso de vacunación esto pueda cambiar antes del comienzo de los Juegos Olímpicos”