Para conocer mejor al ganador del premio AIPS América

Nació en La Habana, capital de Cuba, el 19 de junio de 1986 y ya a sus 25 años cumplidos culminó sus estudios superiores graduándose de Licenciado en Cultura Física y Deportes. A partir de que en la temporada del 2005 superó el muro de los 5.00 metros, con el listón fijado en 5.10 metros en el salto con pértiga, mantuvo progresos sostenidos anualmente en esta disciplina del atletismo que requiere de mucha técnica.

Por Enrique Montesinos – enriquemontesinos@hotmail.com

Su entrenador es Rubén Marcelino Camino Herrera, un expertiguista que ostentó el récord cubano y obtuvo la mayor figuración internacional para la Isla al conquistar el subtítulo en los Juegos Panamericanos de Indianápolis 1987.

Bajo sus consejos acertados ya el 2006 sobrevolaba 5.30 y en el 2007 los 5.50, ganándose la representación de los colores cubanos en competencias de importancia como los Juegos Centroamericanos y del Caribe de Cartagena de Indias, Colombia, y los Juegos Panamericanos de Río de Janeiro, aunque en ambas ocasiones sin éxito por dificultades con el implemento. Por ejemplo, en Río 2007 hubo lluvia y no contaba con la pértiga apropiada en esas circunstancias.

Durante la preparación olímpica del 2008 implantó en La Habana récord cubano de 5.70, pero de nuevo el infortunio lo acompañó en los Juegos Olímpicos de Beijing, lo que no hizo decaer su ánimo ni el de su entrenador.

Fue la presente temporada del 2011 la que lo propulsó de golpe a la cumbre mundial de los especialistas.

Tras ganar cuatro competencias locales partió a gira internacional de fogueo y sorprendió con 5.60 y medalla de bronce en Doha, Qatar, primera etapa de la prestigiosa Liga de Diamante.

Luego incursionó en el circuito brasileño con importantes victorias sobre los avezados saltadores auriverdes en Belem, donde igualó con 5.70 su primacía cubana y en Sao Paulo, con 5.60.

Posteriormente se trasladó a Europa y siguió fogueándose a la vez que cosechando triunfos, hasta que llegó al Campeonato Mundial de Daegu, en Corea del Sur, y dejó estupefactos a sus encumbrados oponentes al conquistar la medalla de plata con 5.90, pues llegó a dicha competencia con marca de 5.75 y no se recuerdan antecedentes de que a ese máximo nivel un saltador pudiera adelantar en 15 centímetros su rendimiento personal.

Su otro momento cumbre del año fue en los Juegos Panamericanos de Guadalajara, en los que no solo se convirtió en el primer titular de Cuba y segundo latinoamericano en 16 ediciones de esa modalidad, pues también se adueñó del récord que siempre perteneció a los pertiguistas de Estados Unidos y lo hizo a manera de exhibición para complacer al público y completar su objetivo, pues desde la altura de 5.70 ya tenía asegurada la medalla de oro.

En este 2011, de sus diez mejores resultados históricos logró ocho, incluido el que igualó su tope personal de 5.70 y otros seis más arriba de esa altura.

De 16 competencias internacionales solamente en tres no estuvo en el podio, una de ellas pese a saltar récord cubano de 5.72 por la calidad de sus contrincantes. En total ganó ocho medallas de oro, tres de plata y dos de bronce, colocándose entre los tres primeros
del ranking mundial de la especialidad.

Deja una respuesta