Neven Ilic: de construir edificios a construir en el deporte

Por Andrea Hernández (Chile) y Paola Pérez (Bolivia) – Periodistas Jóvenes AIPS América

LIMA, Perú, 8 de agosto de 2019.- Quedaban poco más de dos años para la cita panamericana. Cerca del mediodía del 26 de abril de 2017 en Punta del Este, Uruguay, iniciaba, quizás hasta ese momento, uno de los retos más importantes para el chileno Neven Ilic; a partir de entonces se convirtió en el presidente de la Organización Deportiva Panamericana, hoy conocida como Panam Sports, tras derrotar al dominicano José Joaquín Puello por 26 votos contra 25. 

El presidente de Panam Sports, Neven Ilic, al mando de Lima 2019

Es ingeniero civil de profesión y admite que le va bien en el negocio de los edificios; pero, a diferencia del deporte, no le llena el alma. Por eso encontró un escape en Panam Sports, para estar aun más cerca del deporte. Con una sonrisa afirma que está enamorado de lo que hace.

Pero llegar al cargo de la presidencia tomó años. Inició como Director de la Federación de Tenis de Chile el 2000. Cuatro años después, asumió la presidencia del Comité Olímpico de Chile, hasta el 2017. Comenzaba otro trabajo.

El trabajo también significó apostar por una ciudad que tenía retrasos en cuanto a organización de un evento multideportivo, pero Ilic cuenta que se arriesgó y confió. “Mirar a los ojos me permite confiar o no confiar”, dijo a tiempo de explicar que cuando inició su trabajo, vio que tenían el tiempo en contra por la infraestructura que se debía construir, pero que confió en Perú y hoy no se siente defraudado. 

Desde ese abril de 2017 hasta la fecha, Neven cuenta que no deja de pensar en otra cosa que sea Lima 2019. “No tengo una sola neurona puesta en otra cosa que no sea Lima”, sostuvo, aunque por momentos sabe que su país esta en la cuenta regresiva, aun extensa, para encarar un reto conjunto: los Juegos Panamericanos Santiago 2023.

“Uno no es de fierro”

Mientras estaba en disputa la medalla de oro en el voleibol playa de Lima 2019, Neven estaba tenso, hermético y agarrado a la baranda. Su relajo solo llegó cuando vio a los primos Grimalt con la presea dorada colgando de sus cuellos. Es esa la intensidad con la que vive su cargo de presidente, muy por el contrario de lo que experimentaba cuando se dedicaba a la construcción de edificios.

Su pasión por el deporte nace cuando comienza a practicar fútbol y tenis, y a pesar de que solo llegó a ser deportista de nivel amateur, el lazo que estableció fue tan potente que lo motivó a desarrollarse como dirigente deportivo. Su destacada carrera lo llevó a ser reconocido en más de una oportunidad a nivel internacional. No obstante, su seriedad llega hasta cierto punto. Cuando hay chilenos con posibilidades de medallas, Neven se pone la camiseta. 

En el caso particular del oro de los primos Grimalt en Lima, reconoció que “trato de ser súper imparcial, pero de repente no me resulta. Y no me resulta porque estuve doce años en el Comité Olímpico de Chile y esos deportistas fueron parte de mi vida. Yo le dediqué doce años a ellos. En el caso particular de los primos Grimalt, de María Fernanda Valdés que obtuvo su medalla de oro, los de la Madison (Felipe Peñaloza y Antonio Cabrera), Tomás González. Y viví todas sus penas, sus glorias, sus alegrías, sus momentos en que se quisieron ir, entonces en esos cinco casos me costó mucho controlarme y por eso que lo viví con mucha alegría porque vi que lo lograron”, enfatizó.