¡Manos peruanas se elevan y punto!: vóley busca renacer en Panamericanos.

Por Rosa María Muñoz (Perú) – Periodista Joven AIPS América

LIMA, Perú, 8 de agosto de 2019.- Hubo en tiempo en que en Perú la gente despertaba a las 4 de la mañana solo para ver un partido de vóley. Hubo un tiempo donde los ojos del mundo veían al vóley peruano como una de las potencias mundiales más temidas por la gran calidad de sus jugadoras. Hubo un tiempo donde incluso, una zurda -Cecilia Tait- de ataques excepcionales fue considerada como la mejor jugadora de vóley del planeta y sí, era peruana. Los años transcurrieron y si bien esas épocas de gloria se fueron diluyendo poco a poco, hoy la patria rojiblanca espera volver a brillar en el deporte más laureado que ha tenido su historia y desterrar ese ‘hubo’ para gritar al mundo que el vóley peruano aún sueña en grande y que tiene como principal reto volver a ganarse ese respeto que alguna vez compartió con gigantes americanos y europeos.

Con un triunfo en su debut frente a Canadá, el cuadro rojiblanco quiere volver a ser protagonista en el continente y tentar un cupo para los Juegos Olímpicos Tokio 2020.

Y qué mejor plaza para demostrar esas ganas de resurgir que los Juegos Panamericanos Lima 2019 que este miércoles 7 de agosto dieron inicio a dicha disciplina. Perú liderado por su jugadora más destacada, Ángela Leyva, logró arrancar con pie derecho su participación en este certamen tras vencer por 3 sets a 1 a la difícil Canadá. Volcándonos un poco en los precedentes, Perú suele tener buenos inicios pero mantener las victorias es lo que le ha costado al menos en los últimos 5 años donde apenas ha podido conquistar una medalla de plata (2015) y una de bronce (2017) a nivel sudamericano, demostrando una gran diferencia ante las medallas sudamericanas, panamericanas y mundiales obtenidas previamente.

Sin embargo, hoy la mezcla de sangre joven y experimentada quiere dejar las últimas estadísticas atrás para dar paso a un conjunto que equilibra muy bien el juego suramericano con el europeo, gracias a la inclusión del técnico Francisco Hervás, sevillano de nacimiento con gran experiencia al mando de la selección femenina y masculina de España, quien además cumple este mes un año comandando el cuadro ‘bicolor’. Un hombre de retos que sabía muy bien que Perú necesitaba volver a ser competitivo, tomando en cuenta su historia y la calidad de jugadoras que en estos últimos años han ganado notoriedad en su liga local.

Con 22 años la jugadora más aclamada de Perú es sin lugar a dudas la talentosa Ángela Leyva. No hay peruano que no sepa de ella y no hay voleibolista que no quiera ser como ella. Su polifuncionalidad en la cancha y sobre todo su carácter para ponerse el equipo al hombro en los momentos más duros le han valido ganarse distintos reconocimientos tanto locales como extranjeros. Consiguió 4 títulos en la liga local con la Universidad San Martín de Porres y tuvo un exitoso paso por la liga brasileña defendiendo los colores del Osasco. Hoy su carrera se desarrolla en la liga turca gracias al reciente fichaje del club PTT Ospor, uno de los más importantes en dicho país y que le abre las puertas a su anhelo de jugar en los equipos más famosos de Asia o Europa. Pero su sueño no termina ahí. Ella sabe que tiene un gran compromiso con el pueblo peruano y para ello se esfuerza en cada partido.

“He crecido mucho en el tema de mentalidad, concentración, técnica, a hacer otro tipo de juego, y eso fue muy bueno para mí”, precisa Leyva sobre lo que ofrecerá a lo largo de estos Panamericanos. No obstante, la mirada sigue fija en los Juegos Olímpicos Tokio 2020: “Uno representa a su país y es una responsabilidad grande, pero siempre intento jugar relajada, incluso sabiendo que estos Panamericanos nos acercan a los Juegos Olímpicos, si clasificamos sería mi primera olimpiada y ese es mi objetivo y sé que el de mis compañeras también”.

Acompañada de otras jugadoras internacionales como son Zoila La Rosa, ClarivettYllescas y Vanessa Palacios –todas militan en VCMB Elite de Francia- y otras destacadas del torneo nacional como Maricarmen Guerrero, Alexandra Muñoz, Karla Ortiz y Thaisa Mc Leod, una de las promesas más grandes que tiene el vóley peruano pues con solo 17 años se ganó a punta de esfuerzo su consideración en la selección mayor y lo mejor, juega de atacante y es zurda, llegando a ser llamada por algunos como la futura Cecilia Tait, sub campeona de los Juegos Olímpicos de Seúl 88 y considerada la mejor jugadora de vóley del planeta en esos años, méritos que justamente la hicieron acreedora del encendido de la antorcha en la ceremonia de inauguración de los presentes Juegos.

Definitivamente el vóley en Perú tiene todo en sus manos para volver a ser esa potencia que en algún momento le brindó las alegrías más grandes al país pero el camino no será fácil. Lima 2019 es el escenario idóneo para dar un buen primer paso en ese proceso y claro, tentar una vuelta a un certamen olímpico en 2020. La fórmula para conseguirlo queda a cargo del profesor ‘Paco’ Hervás y su comando técnico pero un consejo nunca está de más: “Antes el técnico ManBok Park nos hacía creer que nosotras éramos iguales o mejores a las que teníamos que enfrentar, a pesar que el rival era el súper equipo. Eso nos inflaba el pecho y ganábamos”, intenta transmitir ahora Tait, la ‘Zurda de Oro’ a esta nueva generación.