Luis Suárez ¡¡¡Qué desmemoria, la memoria!!!

Por Javier De Leon – dcom@montevideo.com.uy​

MONTEVIDEO, Uruguay, 21 de agosto de 2020.- Y entonces, de pronto, como una ráfaga se me vinieron a la mente seis años en un instante.​ Cuando el presidente del Barcelona, Josep Marie Bartomeu anunció el martes en Barca TV que “hay jugadores legendarios que deben irse con honores” , era claro que apuntaba entre otros a Luis Suárez, porque además, en una presunta lista de intransferibles para este período de pases, no incluyó al goleador uruguayo.

Recordé todo, desde el punto inicial, hasta el hoy, cuándo luego de menos de seis temporadas jugadas, Luis acumula 198 goles con el Barcelona, y se ha convertido en el tercer goleador de la historia del club. Por delante de Maradona, de Ronaldo, de Ronaldinho, de Kubala, de Cruyff, de Romario, de tantos y tantos.

Retrocedí a julio del 2014, un día antes de la final del Mundial, en un hotel en el centro de Río de Janeiro, en el piso más alto, cuándo en conferencia de prensa sólo para medios catalanes, y a la que ingresé sin preguntar mucho y sin que me preguntaran demasiado, el presidente actual Bartomeu anunció el acuerdo para la llegada de Suárez al club.

Habían pasado sólo días desde la mordida ante Italia, y todo era convulsión en torno al salteño. Y entonces me permití en un aparte, contarle al presidente mi visión. “ La génesis de la mordida es la misma de la genialidad en el área. Suárez es distinto. Tiene una agresividad que bien entendida marca la diferencia. Si piensan acompañarlo con un sicológo, que no le modifique su esencia. Porque sino, no morderá a nadie más, pero tampoco va a hacer un gol”. Luego escribí: “Elogio de la anormalidad”.

Tres meses y medio después debutó. Demoró un poco en ser el Suárez que todos conocemos. En marzo del 2015 en Barcelona en extensa nota, me confesó: “ Al principio pasaba siempre la pelota. No quería que me tomaran como egoísta”.

Se entendió enseguida con Messi. Alguién, que lo conoce muy bien al argentino, me contó: “ A Messi lo que lo conquistó de Suárez fue su nobleza”. Al poco tiempo, llegó el triplete, Champions, Liga y Copa del Rey, para redondear una temporada 2014-2015 excepcional.

En diciembre del 2016, el presidente Bartomeu tuvo la deferencia de concederme una entrevista de una hora, más otra hora en su despacho conversando. Allí anunció para Cadena Celeste la renovación del contrato de Luis. “ Siempre pensamos de Mundial a Mundial. Lo queremos hasta el Mundial de Qatar”. Así nació el vínculo hasta junio del 2021, pero con opción a prolongarse hasta el 2022.

Lesiones, la rodilla complicada, goles, gloria, emociones extremas. Hay tanto para contar, que no alcanzaría el Semanario entero. Casi 200 goles y más de 100 asistencias son elocuentes por si mismas. Sólo concluir que junto a Messi ha construído una de las duplas más formidables de la historia del fútbol.

Ahora es miércoles a mediodía al escribir, y a nivel dirigencial, a Suárez lo están invitando a retirarse del Barcelona. La afición, esa que tantas veces disfrutó de su magia y su inconmensurable sacrificio en cada partido, en su mayoría también entiende que debe marcharse. Luis anuncia que quiere permanecer al menos una temporada más, hasta el próximo junio.

En el fútbol no cuenta el pasado, y se hace demasiado ingrato. Sólo es el hoy, y nada más. El crédito dura desde un domingo sólo hasta el siguiente. Está bien, nadie puede jugar ni vivir sólo por los galones obtenidos, pero podríamos ser un poco más generosos de espíritu a la hora de juzgar a quienes nos han dado tantas satisfacciones,. Pero… ¡¡¡qué desmemoria, la memoria!!!