Los festejos del Fogao, tras la obtención de su primer título

Fuente: Consubásquet 

ASUNCIÓN, Paraguay, 15 de diciembre de 2019.- No fue fácil para el Botafogo de Río de Janeiro llegar a lo más alto a nivel de clubes en Sudamérica. Sufrió en Colombia, también en Argentina y en la primera final en su propia casa, en Río de Janeiro. Sin embargo, siempre supo hacerle frente a la situación hasta llegar a coronarse como campeón de la competencia, derrotando dos veces a su antagonista en la definici´pon, el Conrinthioans, en San Pablo.

Determinante de las finales y fundamental para la consagración de Botafogo. Caué Borges, justo merecedor del galardón, fue elegido como el mejor jugador de la serie (MVP) por el título. Su trofeo y placa le fue entregado por el presidente de Consubásquet (Confederación Sudamericana de Básquetbol), Marcelo Bedoya (Paraguay).

Por eso el desahogo final de los integrantes del equipo. Risas, llantos, alegría, euforia, baile y festejos generalizados; una mezcla de emociones importante que se vio durante la entrega de premios y posterior a ella, el pasado viernes. En cuanto a la premiación, comenzó como ya se hizo costumbre en los torneos internacionales FIBA: con el reconocimiento a los jueces que formaron parte de la final. Cristiano Maranho, Guilherme Locatelli, Fabricio Vito y Leandro Lezcano fue el cuarteto arbitral que intervino en la serie por el título de la Liga. Ellos recibieron las medallas y placas de parte del presidente de Consubasquet, el paraguayo Marcelo Bedoya.