La música acalló y venció a las bayonetas

Por Pedro García Garozzo – corporaciondeportivafenix@gmail.com​

ASUNCIÓN, Paraguay, 7 de julio de 2020.- El lunes 6 de julio de 2020 cerró los ojos en Roma, su misma ciudad natal, a los 91 años de edad, el célebre compositor de bandas sonoras de cientos de filmes: el genio italiano Ennio Morricone.

Merecido. Al fin a los 87 años, Morricone recibe el Oscar.

Activo durante más de siglo, aportó con la genialidad de su arte a más de quinientos largometrajes y temas individuales para eventos puntuales como el caso del mundial de futbol de Argentina 1978.

Este es el nexo que lo vincula al deporte, al haber creado uno de los temas más brillantes y apreciados, alusivos a un certamen ecuménico que al escucharlo recrea en la mente tantos episodios vividos en el ámbito deportivo.

Su aporte para el logro de premios de todo tipo, entre los cuales hay una colección del máximo y más famoso y deseado galardón, el “Oscar” (otorgado a las estrellas de las peliculas o realizadores de diferente orden pero no a él en forma personal), iluminaron con la aureola del éxito a numerosas realizaciones del celuloide, de todos los géneros del séptimo arte, desde las películas del “spaghetti western” hasta obras cumbres como “Cinema Paradiso” o “Los odiosos ocho”.

Por fin, al menos en vida, le fue otorgado ese tan esperado como merecido Oscar en 2016, por una de sus grandes obras, cuando a las 87 años, lo recibió, por la banda sonora de la pelicula “The Hateful Eight”, de Quentin Tarantino.

En absoluta contraposición con su actitud personal de anteponer el arte a la política, los valores de la música al imperio atroz y sanguinario de las bayonetas, Morricone compuso “El Mundial”, uno de los más hermosos himnos oficiales de las justas ecuménicas de FIFA.

Este ícono de la música debió soportar estoicamente la injusticia de una insólita descalificación de sus méritos por el solo hecho de sus convicciones poltiicas (era comunista).

Pero el perfil de este hombre, a quien le negaron los honores merecidos no permitió que descendiera hasta el lodo y la bajeza del establishment de su tiempo. Y él, por contrario imperio, teniendo una postura critica al gobierno militar que regia la Argentina en 1978, no puso freno a su inspiración para crear el más hermoso de los himnos de los mundiales (segun mi criterio personal).

No pudieron impedir aquella vez las bayonetas, que un hombre de la izquierda que persiguieron y asesinaron, les legara esa maravilla de su arte.​

Links​

Tema oficial de Argentina 1978​

Las mejores bandas sonoras​