La dirigencia amateur

COLUMNA JOSE SOLIS
José Solis

Hoy el deporte –es una empresa, generadora de importantes recursos y exige una clase dirigencial diferente, capacitada y profesional. En estos dias la dirigencia deportiva tiene nuevos desafíos y uno de ellos es potenciar la industria de la que hablamos.

Por José Solís – jotasolis54@gmail.com>
No es casi compatible la industria deportiva con dirigentes que solo saben meter la mano en el bolsillo para sostener apenas estructuras sin proyección. El compromiso del dirigente tiene que ir más allá del logro deportivo. Salir campeón o clasificar a un mundial, es sin duda alguna, muy importante pero más lo es generar estructuras y condiciones de desarrollo y sustentabilidad.
En el futbol esto es realmente impactante. Los que manejan clubes como el Real Madrid, el Chelsea o el Barcelona, solo por citar a los mejores en este negocio lejos están de perder dinero. Todo lo contrario.
Ante este escenario se hace imprescindible que la dirigencia comience a pensar y profesionalizar su gestión.
La falta de capacidad se ve muchas veces reflejada en el manejo de las divisiones inferiores cuando los directivos eligen a entrenadores sin tener en cuenta sus ideas, sus proyectos, sus antecedentes de vida y muchas otras cosas que inciden en la formación de atletas del futuro. Buen directivo, contrata buen entrenador y este forma buenos jugadores y preparados mentalmente para alta competencia y la vida misma .
El desafío de la dirigencia, creo, es convertir a nuestros países que son de exportadores de materia prima, niños y adolescentes y jovenes, y convertirlos en exportadores de grandes espectáculos.Tenemos que ser capaces de vender a Europa nuestro deporte. No es fácil pero se tiene que trabajar para que alguna vez se pueda.
El futbol, por ejemplo del Paraguay, necesita una dirigencia profesional. Capaz de generar desarrollo, proyectos de atracción financiera, capaz de entender que los derechos de televisación no pueden ser el único ingreso importante de los clubes y entender definitivamente, que el futbol es un producto que puede ser mejor vendido y que debe generar ganancia para los que lo manejan. Mientras no se haga eso es bastante probable que sigamos fuera de la élite de competencia.
Con mayores recursos, mejor infraestructura, entrenadores capacitados y dirigentes profesionalizados es bastante probable que el futbol de Paraguay sea sustentable con el tiempo y sus resultados comiencen a mejorar no por casualidad de una gran generación sino por consecuencia de un trabajo planificado en todos los órdenes.
Para concluir quiero decir que guardo un profundo respeto a la gente que hace dirigencia deportiva en este país (Paraguay). Se valora el tiempo que dedican y el esfuerzo económico que realizan pero sinceramente nada me permite sospechar que vayamos a mejorar con la dirigencia amateur.Con ella no alcanza.