Entre contrastes y dribles inicia el baloncesto en los Panamericanos

Por Yelimar Requena (Venezuela) – Periodista Joven AIPS América

LIMA, Perú, 1 de agosto de 2019.- Faltan 22 segundos para el final y nada está claro. El balón va y viene, las barras enardecidas retumban en el tabloncillo y el resultado en el marcador cambia tan rápido que resulta osado predecir al ganador. Pareciera que se disputa el séptimo juego de una final, pero esto es tan solo el comienzo del baloncesto en los Juegos Panamericanos de Lima 2019.

El Coliseo Eduardo Dibós vibra al son de Venezuela y Puerto Rico.

La experiencia de los venezolanos contrasta con la juventud boricua. A simple vista destacan muchas diferencias -desde el estilo de juego hasta la contextura de los protagonistas-, pero ambos comparten ansias de triunfo y exhiben una profunda conexión con sus banderas, que por cierto se replican varias veces en las tribunas. 

En la primera mitad Venezuela es superior y termina arriba 40-36, pero ya en el tercer cuarto la ansiedad comienza a hacer estragos en los de Fernando Duró, que en más de una ocasión  terminan protestando las decisiones arbitrales. Las faltas son determinantes y favorecen a los puertorriqueños, que se muestran veloces y agiles en la recuperación de balón.

En el último tramo del juego las acciones vuelven a tornarse parejas. Sin embargo, los boricuas se apoyan en Devon Collier para mantenerse ligeramente alejados del combinado venezolano, que intenta regresar en el marcador pero factura más faltas que oportunidades de canasta.

Hay disgusto en la llamada “Vinotinto de las alturas” y el ambiente se torna cada vez más intenso. Lo único que logra bajar las revoluciones es el pitazo final.

Puerto Rico termina imponiéndose 73 por 64. Collier es el máximo anotador del partido con 13 unidades, cinco rebotes y cuatro asistencias, pero también el único boricua que consigue superar la decena de puntos. Por Venezuela destacan Néstor Colmenares y Jhornan Zamora, ambos con una decena de tantos.

El coliseo estalla en aplausos para ambos combinados. La gratitud se lee fácilmente en las caras de los asistentes. Ha concluido el partido más electrizante de la primera jornada del baloncesto.

República Dominicana y México protagonizaron también un duelo cerrado, pero la emoción no fue la misma, tampoco hubo demasiadas anotaciones. El favoritismo de los quisqueyanos se desvaneció. Necesitaron incluso cuatro minutos más de lo previstos para lograr imponerse 65 por 61. 

EEUU y Argentina: Contundentes

A primera hora Estados Unidos superó cómodamente a Islas Vírgenes 119 por 94. Los juveniles Alpha Diallo (22), Myles Powell (22) y Jermaine Samuels Jr. (20) se combinaron para hacer el 46% de las anotaciones con un total de seis triples en 13 intentos. Ni siquiera el experimentado Walter Hodge, con 18 puntos, logró reducir la diferencia.

Pero esos 25 puntos, que pueden denotar algo de superioridad, se diluyen fácilmente ante lo hecho por Argentina frente a Uruguay en el tercer duelo de la jornada, donde todo se definió desde el primer cuarto con un contundente 27-2.

Liderados por el alero Gabriel Deck, que facturó 23 puntos, los argentinos arrollaron 102 por 65 a los uruguayos, que aunque trataron de reaccionar en la segunda mitad, nunca lograron acercarse a la victoria. No tenían cómo, apenas dos de sus 12 jugadores superaron la decena de puntos y sus estrategias defensivas eran desmontadas por el rival  en cuestión de segundos.

Las acciones se retoman en el Coliseo Eduardo Dibós este jueves primero de agosto con los siguientes compromisos:

Puerto Rico vs. Islas Vírgenes – 10:30 am

República Dominicana vs. Argentina  – 01:30 pm

México vs. Uruguay – 06:00 pm

Venezuela vs. Estados Unidos – 9:00 pm