Educativo más que represivo es el control antidoping

Bruno Grandi, Presidente de la Federación Internacional de Gimnasia dejó en claro que en términos de lucha antidopaje la política del organismo a su cargo tiene en primer lugar un carácter educativo y en segundo, y solo si es necesario, un carácter represivo, respetando tanto las reglas (código AMA y reglas AMA/FIG) como al deportista y la competición deportiva.

Por Raúl García Salguero – rbuzos@yahoo.com

En un artículo que firma y difunde para emitir lo que denomino “se ha hecho justicia” donde aborda el caso donde el tribunal de arbitraje del deporte ha emitido su decisión en el caso de la gimnasta ucraniana Anastasia Melnychenko, que dio positivo por furosemida durante los Campeonatos de Europa de Gimnasia Acrobática del 2010.

Deja claro que está  decidido a desenmascarar a todos los tramposos y oportunistas cuya visión es cortoplacista pero que también as gimnastas que sean escogidas para un control no deben ser tratadas como tramposas potenciales y precisa “apliquemos el reglamento con firmeza pero también con inteligencia”.

A continuación el articulo completo en mención.

¡SE HECHO JUSTICIA!

Recientemente, el tribunal de arbitraje del deporte ha emitido su decisión en el caso de la gimnasta ucraniana Anastasia Melnychenko, que dio positivo por furosemida durante los Campeonatos de Europa de Gimnasia Acrobática del 2010. La FIG había penalizado a la gimnasta con 2 meses de suspensión. La Agencia Mundial Antidopaje recurrió con el fin de obtener una suspensión de 2 años. El TAS dio la razón a la FIG y le impuso finalmente una suspensión de 4 meses. La gimnasta podrá participar en los próximos Campeonatos de Europa de Varna (BUL), que tendrán lugar del 15 al 30 de octubre.

En Montpellier (FRA), durante los campeonatos del mundo de rítmica, la FIG decidió suspender los controles de orina que la primera vez terminaron a las 3 de la mañana y la segunda después de las 12 de la noche. En términos de lucha antidopaje la política de la FIG tiene en primer lugar un carácter educativo y en segundo, y solo si es necesario, un carácter represivo, respetando tanto las reglas (código AMA y reglas AMA/FIG) como al deportista y la competición deportiva. El desarrollo de los controles en Montpellier puso en evidencia que esos tres objetivos no se habían alcanzado.

¿Quién tiene razón en lo que se podría considerar como un enfrentamiento en regla contra los códigos en vigor? Me alegro de que el sentido común haya triunfado en ambos casos.

En el primer caso un error se puede perdonar. ¿Quién no comete errores? La sanción no mata al atleta, al contrario, le enseña el camino correcto.

En el segundo se ha privilegiado al atleta y no el reglamento. Las gimnastas escogidas para un control no deben ser tratadas como tramposas potenciales. Veamos el vaso medio lleno, sintamos el mayor de los respetos por nuestros atletas y apliquemos el reglamento con firmeza pero también con inteligencia.

Me siento orgulloso del órgano judicial deportivo que ha sabido tener en cuenta al atleta y su futuro frente a cualquier otra consideración. De la misma manera, apoyo la decisión del Presidente de nuestra comisión médica que ha puesto fin a una verdadera pesadilla para nuestros jóvenes atletas.

Aprovecho la ocasión para recordar que estoy decidido a desenmascarar a todos los tramposos y oportunistas cuya visión es cortoplacista. Mis prioridades se centran en los gimnastas. Sin ellos no existiríamos.

Deja una respuesta