Daniel Lugo Llamosas deja una gran herencia

Por Pedro Garcia Garozzo – corporacióndeportivafenix@gmail.com

ASUNCIÓN, Paraguay 23 de enero de 2021.- El tenis paraguayo quedó huérfano. Lo dejó este 20 de enero de 2021, su más infatigable propulsor en el Paraguay: Daniel Lugo Llamosas. Acababa de cumplir 79 años hace cinco días.

Nunca trascendió – porque él mismo no lo quiso y no porque le faltara idoneidad y conocimientos, a los más altos cargos directivos. El eligio ser un servidor del deporte que amó entrañablemente, tanto que aún ya enfermo y atacado por un cáncer que terminó causándole la muerte, en pleno diciembre seguía firme en el complejo de la APT apoyando los eventos nacionales e internacionales. Fue un servidor del tenis. De los dirigentes, de los cultores, de los jueces, de los organizadores y de los mismos comunicadores.

En nuestro campo, oírlo hablar de tenis era una cátedra permanente para ir conociendo más en el país, acerca de un deporte, que de repente irrumpió como por arte de magia con un fenómeno irrepetible como Victor Pecci, cuando los medios y los informadores no estábamos preparados para recibirlo y valorarlo en su justa medida y no teníamos ni la más mínima idea de lo que se trataba, sabiendo apenas que éste era uno de los mal llamados deportes menores, que jugaba apenas un centenar de personas vinculadas a un puñado de clubes cuyo numero no llegaba a completar los dedos de una mano.

Va a ser muy extraño asistir de ahora en más a algún evento tenístico en nuestro medio y no verlo a Yiyo en el ajetreo propio de la estructura misma del espectáculo, a veces organizando detalles de la cancha o el entorno, a veces sentado en la silla del umpire, ordenando la correcta carteleria conforme a las exigentes normas internacionales o en el escritorio de la dirección de un torneo rodeado de papeles y tecleando la computadora, o ante una cámara ejerciendo como nadie la función de comunicador.

​Durante más de medio siglo, era imposible separar su imagen con la del tenis. En una de sus geniales descripciones dijo él con contundente e irrefutable precisión que “Victor Pecci es el tenis en el Paraguay”. Hoy al despedirnos de este verdadero prócer del tenis nacional, nos duele no tenerlo más físicamente. Pero nos empezamos a dar cuenta que lo que al comienzo señalamos no será realmente así porque con lo mucho que sembró durante su vida, nos deja una herencia riquísima de experiencia. En verdad no quedamos huérfanos aunque ya no esté fisicamente y parafraseandolo podemos afirmar que Daniel Lugo Llamosas es por siempre el maestro del tenis en el Paraguay, que nos enseñó a conocer, valorar y difundir esta hermosa disciplina. Se fue pero queda su enseñanza ahí donde en cualquier ámbito del tenis paraguayo, haya alguien que juegue, dirija, organice, arbitre, comente o transmita tenis en este pais. Descansa en paz y gracias por todo Yiyo.