CONMEBOL completó un histórico ciclo con Nicolás Leoz Almirón

Se ha completado un ciclo histórico en la Confederación Sudamericana de Futbol, a cuyo frente destacó la figura del doctor Nicolás Leoz Almirón, con certeza el más trascendente dirigente del deporte paraguayo de todos los tiempos, por las posiciones que supo alcanzar en su carrera como tal a nivel nacional, primero y posteriormente en el ámbito sudamericano y mundial.

Por Pedro García Garozzo – pggsport@cdfenix.com.py

Más allá de dudas que pueden o no palidecer su figura, nadie tuvo los méritos que este señor acreditó, al punto de ser seguramente la persona individual, que más atrajo al país a cientos de miles de extranjeros, al concebir y materializar, la monumental obra de la sede perpetua de la Confederación Sudamericana de Futbol en el Paraguay, más el Centro de Convenciones, Museo y hotel.

Todos estos implantes, dieron un cariz diametralmente opuesto al “caruguá” que caracterizaba el sitio prácticamente desértico y abandonado, donde hoy se yerguen en la comuna de Luque estas monumentales, edificaciones de la CONMEBOL que dieron y seguirán dando trabajo y sustento a miles de compatriotas.

Este solo hecho, mas alla de la consolidación y fortaleza institucional del futbol sudamericano, sobran como meritos para avalar el concepto arriba vertido.

Nicolas Leoz Almirón es un exitoso. Y no solo en la esfera directriz en lo deportivo sino igualmente en lo profesional como abogado y hombre de negocios. También ha extendido su influencia positiva en la órbita de la comunicación como periodista deportivo en sus años mozos.

“A la sombra del éxito crece la envidia”. Este refrán nos encamina a especular  que ese sentimiento perverso, pudo alimentar el afán de desprestigiar su figura, sobre todo en un continente que no pudo conseguir lo que alcanzó Sudamérica, con Leoz a la cabeza en la esfera directriz, acompañado por un torrente de títulos de selecciones y clubes en diferentes niveles.

Si hasta Cristo tuvo su Judas, ¿qué nos puede extrañar de las ruines actitudes del género humano?

Pudo bien por tanto, este nefasto sentimiento, haber sido el motor que impulsó una casi enfermiza búsqueda de alguna mancha que pudiera eclipsar la carrera del doctor Leoz.

El dirigente paraguayo se ha defendido en su momento y las sospechas que se han vociferado en el Viejo Mundo no pudieron tener la contundencia de pruebas en una investigación seria a la que el mismo Leoz se ha mostrado dispuesto a prestar.

Pero el daño – si ese era el afán del maquiavélico plan – está hecho. Se consiguió opacar su figura. Pero su obra queda incólume, a no ser que se bombardeen los implantes que han sido levantados y se frene (no sabemos como) el surgimiento de los Erico, Pelé, Maradona, Messi, Ronaldinho, etc. en la cantera inagotable y triunfadora del balompié continental.