Cábalas, palmadas y actitud: La receta argentina en el vóleibol playa.

ESPAÑOL Por Paola Pérez (Bolivia) – Periodista Joven AIPS AméricA

LIMA, Perú, 29 de julio de 2019.- La cábala de Nicolás es ir todas las mañanas a saludar a Romina Gonzales, la fisioterapeuta. La cábala de Julián es no tener cábala.

“Este está muy tranquilo y yo estoy súper nervioso”, afirma Nicolás y Julián lo asiente con una risa.

Así son ellos, diferentes pero complementarios. La dupla argentina de voleibol playa que jugará la semifinal ante México venció a Uruguay en un partido con un tercer set intenso, parejo y por demás atractivo para quienes vieron el cierre de la jornada en el circuito de playas de Costa Verde, San Miguel durante los XVIII Juegos Panamericanos Lima 2019.

“El nervioso soy yo”, dice Nicolás Capogrosso, quien disputa su segundo panamericano. Aunque a veces los nervios le juegan en contra, últimamente estuvo descansando bien y eso le favorece para encarar los partidos. “Cuando hay tanta presión me cuesta dormir. Creo que Juli estuvo muy prendido en solucionar los problemas, pude acomodarme en el bloqueo después y nos dieron varios puntos directos en el bloqueo”, asegura ya con mayor tranquilidad minutos después de avanzar en su camino hacia una medalla.

Las manos ya curtidas de Julián Azaad ahora descansan luego de incontables aplausos durante el partido. Ya sea para quitarse la arena de las manos o para quitarse la bronca tras un error, las palmadas de sus manos se escucharon antes y después de cada una de las jugadas durante todo el partido. “Es un tic que tengo. Ya están destruidas de tanto gimnasio y entrenar”, dice mientras se ríe y vuelve a aplaudir.

Llegaron a la semifinal en 45 minutos de juego, remontando un primer set impensado para los rioplatenses que no pensaban “arrancar jugando tan mal”, como apunta Julián. El 2 a 1 final (14-21, 21-14 y 18-16) a favor de los argentinos, los mantiene con vida y con esa actitud que, según Nicolás, “no se negocia”.

El proyecto de la dupla inicio a fines del 2016, cuando se plantearon trabajar para llegar Tokio 2020 y consolidarse hacia Paris 2024. Pero ahora están focalizados en la dorada y para llegar a ella, deben pasar una dura prueba ante México. Por eso, la celebración solo dura unos minutos ya que deben concentrarse en buenos saques técnicos para complicarlos en la recepción. Esa será la estrategia.