Atleta venezolana Yulimar Rojas, a ritmo de Récord Guinness

Por Yelimar Requena (Venezuela) – Periodista Joven AIPS América

CARACAS, Venezuela, 28 de abril de 2021.- El 21 de febrero de 2020, en Madrid, España, la venezolana Yulimar Rojas hizo historia en el atletismo. Todavía el deporte no sufría a manos de la pandemia y en las tribunas había fanáticos alentándola con intensidad, como si supieran lo que estaba por pasar. Ella controlaba la algarabía con aplausos y se preparaba para actuar.

Un soberbio salto de 15.43 metros se convirtió en el récord mundial de salto triple bajo techo. No hubo dudas ni titubeos. Desde el primer momento en que su anatomía rozó la arena, en la pista cubierta de Gallur, el mundo del deporte se rindió a sus pies.

A la postre ese instante le permitió salir bien librada de la inactividad que arropó al deporte durante meses, a causa del covid-19, y le ayudó a convertirse en apenas la tercera latina que consigue ganar el premio Atleta Mundial del Año de la World Athletics.

Muchos otros galardones le siguieron a aquel honor. Y todavía hoy, un año y dos meses después, aquella proeza sigue conquistando distinciones.

Este lunes 26 de abril de 2021 Yulimar recibió el Récords Guinness por el salto triple bajo techo más lejano de la historia. Y es que con su espectacular presentación dejó atrás la marca de 15,36 metros que la rusa Tatyana Lebedeva mantenía como máximo registro mundial desde 2004.

Ahora, al hablar de Yulimar, nos referimos a la primera mujer latina que consigue el mencionado récord. Aquella jovencita que hace aproximadamente seis años prometía ser la gran revelación del atletismo venezolano, ahora comparte plaza con leyendas como:

Usain Bolt (Jamaica)

Yelena Isinbayeva (Rusia)

Allyson Felix (EE. UU.)

Justin Gatlin (EE. UU.)

Ellina Zvereva (Bielorrusia)

Dina Asher-Smith (Reino Unido)

Japhet Korir (Kenya)

Javier Sotomayor (Cuba)

Yohann Diniz (Francia)

“¿Sabes lo que significa? ¡Es inmenso!… Esta es otra ventana que se abre para seguir motivando a las personas a alcanzar lo que quieren”, expresó Rojas una vez tuvo en sus manos el prestigioso reconocimiento.

Un camino de hilos dorados

El nombre de Yulimar Rojas se ha convertido en un lugar común al hablar de los grandes del atletismo. Ahora mismo pareciera que no tiene límites.

Desde que apareció en los Juegos Olímpicos de Río 2016, con apenas 20 años, logró acaparar reflectores. Venía de conquistar en Portland, EE. UU, su primer Mundial en Salto Triple Indoor, con una marca de 14,41 metros y le había regalado a Venezuela la primera medalla de oro en un mundial de atletismo.

Era toda una promesa para la justa olímpica y superó las expectativas.

Su peculiar y vivaz estilo conquistó al público, mientras que su talento le aseguró la medalla de plata con un salto de 14,98 metros. A partir de ahí, el mundo del deporte no dejaría de verla y comenzó oficialmente la carrera por el más grande de los sueños: el oro olímpico.

Nacida en Caracas, pero criada en una humilde comunidad del estado Anzoátegui, Yulimar había demostrado que tenía el potencial para llegar a Tokio 2020, pero aún debía probar que podía aferrarse a ese sueño con disciplina, entereza y esfuerzo.

El ciclo se ha hecho más largo de lo que se esperaba, pero cada minuto ha valido la pena. Mientras aguarda por la máxima cita del deporte, para la que se clasificó en junio de 2019, la criolla ha reinado en un sinfín de plazas, colgándose la medalla de oro en:

El Mundial de Londres 2017. Con un salto de 14,91 metros

El Mundial de Birmingham 2018, en pista cubierta. Con un salto de 14,63 metros

Los Panamericanos de Lima 2019. Con un salto de 15.11 metros (récord panamericano).

El Mundial de Doha 2019. Con un salto de 15.37 metros.

Pero, además, durante esos más de cuatro años, Yulimar ha conquistado ha alimentado el sueño de romper el récord mundial al aire libre de 15,50 metros, que pertenece a la ucraniana Inessa Kravets desde 1995.

En septiembre de 2019, dio un aviso importante al saltar, en Andújar (España), 15,41 metros para imponer la segunda mejor marca de la historia y dejar atrás los impresionantes registros de Françoise Mbango (15,39), Tatiana Lebedeva (15,34), Hrysopiyi Devetzi (15,32) y Caterine Ibargüen (15,31).

La meta no cambia

La incertidumbre que ha vivido el deporte, en general desde comienzos de 2020, ha dejado pocas certezas. Pero con Yulimar no hay dudas. Se ha convertido en una de las grandes figuras del atletismo actual.

Con apenas 25 años sus aspiraciones no tienen límites. Está convencida de que puede saltar 16 metros; entre ceja y ceja tiene el reto de convertirse en la primera mujer venezolana con un oro olímpico y aspira a reinar no en una, sino en varias olimpiadas.

Su mensaje ha sido contundente: “los sueños sí se hacen realidad”. Y ella no piensa parar hasta conquistar todos sus anhelos, que entre otras cosas proveen de oxígeno a Venezuela y su gente.

“El oro olímpico me está esperando”, afirmó recientemente a propósito del Récord Guinness. En Tokio dará su salto a la consagración definitiva.