Tabita Gaitán, el nuevo rostro
del squash guatemalteco

Por: Brenda Reyes – Tomado del Comité Olímpico de Guatemala

GUATEMALA, 27 de maro de 2019.- Tiene solo 13 años y ya exhala madurez. Es una jovencita centrada, que sabe lo que quiere y trabaja duro para conseguirlo. Ella es Tabita Carolina Gaitán Hernández, el nuevo rostro del squash guatemalteco, y la protagonista de la sección Descubriendo a, de nuestro boletín Pasión Por Guatemala.
Recientemente ganó una medalla de oro en el Campeonato Sudamericano Juvenil y parece que va por más. “Soy muy apasionada por el deporte”, empieza con timidez, pero poco a poco se va desenvolviendo durante la entrevista.
El sentimiento de ganar un oro sudamericano “es único, pero no siempre se logra en la vida. Cuesta, porque la vida del deportista no es fácil; es muy difícil, necesitas sacrificios”. La joven atleta, que pertenece al Programa de Retención de Talento de CDAG, empezó desde muy niña, primero, con la natación, en la cual sobresalió, pero necesitaba nuevos retos… “Antes practicaba natación en el Club Delfines, pero un día vi gente jugando squash y quise probar”.
Fue amor a primera vista. Inició con el deporte de raqueta desde hace seis años, pero han sido los último tres los que han empezado a dejarle frutos; eso sí, con los triunfos vienen también las obligaciones y aquí es donde interviene su mamá, Silvia Hernández, quien la acompaña en el proceso.
“La mayoría de niños se va a jugar o sale con sus amiguitos después de hacer las tareas, pero ella, por ejemplo, se dedica por completo al squash”, relata Silvia. Su rutina inicia a las 7:00 de la mañana, cuando va a la escuela (actualmente cursa primero básico); sale a las 2:00 de la tarde, almuerza y de 3 a 6 (a veces un poquito más tarde) entrena, regresa a casa, come, hace tareas y se acuesta a dormir.
Una prueba de vida y un legado…
Silvia se admira por la madurez y la alegría de vivir de su hija a pesar de su corta edad, pero también lo agradece. Justo después del último triunfo de Tabita, a la familia Gaitán Hernández le tocó vivir un momento muy duro: el fallecimiento del papá de la atleta. Fredi Gaitán.
“Tabita es una niña muy alegre, muy platicadora, está siempre muy activa y eso lo traía de pequeña; es muy sonriente y, a pesar de la prueba por la que estamos pasando ahorita, por la pérdida de su papá, yo, la verdad, la admiro, porque es muy fuerte. Ella y su hermana de 4 años (Nahara) son las que me dan fuerza a mí; expresa Silvia.
Fue precisamente de su papá que adquirió esa fuerza, el tesón y las ganas de no rendirse en algo que se ha vuelto su modo de vida. “A mi papá le gustaba correr carros y de chiquita me subía a los karts; siento que mi papá me heredó eso. Luego empecé en la natación y después empecé a jugar squash y siempre tuve el apoyo de él”, explica Tabita.
“Parte de lo que ella es, se lo enseñó su papá”, complementa Silvia.
Pasar de natación a squash confundió a los papás de la atleta; sin embargo, nunca dejaron de apoyarla. “Al principio estaba confundida por el cambio de la natación al squash; estaba nadando bien y le iba bien en las competencias, pero lo que la hizo engancharse fue que había niños más grandes que ella y en natación no”, explica Silvia, pero poco a poco ella y su esposo la apoyaban e incentivaban. “Mi esposo le decía que era bueno que ella estuviera enamorada del deporte, que todo tiene su tiempo y que era mejor que se centrara en eso a que estuviera en otras cosas. Todo en la vida está marcado, tiene su tiempo. ‘Yo estoy feliz’ decía su papá”, recuerda Silvia.
Una niña activa, empática y con metas claras
Tabita es una niña muy activa, no para y no se cansa… “yo no sé de dónde saca tantas fuerzas y energía”, cuenta su mamá, quien también la describe como una persona empática, siempre ayudando a quien lo necesita; incluso a sus compañeros atletas, cuando se desesperan, ella los tranquiliza y trata de explicarles y motivarlos.
Así es como da sus primeros pasos para convertirse en entrenadora, uno de sus sueños a futuro, pero antes, “quiero ser la número uno de Guatemala y viajar a Juegos Centroamericanos y del Caribe para traer medallas. De momento voy bien, me siento bien”, cuenta Tabita.
Hace seis años que practica este deporte; antes solo lo hacía en el ranquin nacional, donde obtenía primeros lugares; esa constancia y buenos resultados la llevaron hasta el Programa de Retención de Talento de CDAG, donde recibe apoyo para asistir a competencias internacionales y fogueos. Además, de parte de la asociación recibe apoyo con implementos deportivos.
En 2017, durante su primera participación en el Campeonato Sudamericano, en Paraguay, ganó oro; un año después logró bronce en Lima, Perú, y este año alcanzó un nuevo oro en Bolivia. También ha participado en dos Panamericanos, en 2017 fue tercera en Paraguay, como su mejor resultado y ha asistido a un US Open.
En el futuro, espera terminar la universidad, quiere estudiar algo relacionado con el deporte, pero también quiere ser entrenadora nacional o internacional… Mientras, sueña con crecer y trabaja para lograrlo.