Gotas de saber: Un poco de historia

Los Juegos Panamericanos surgieron en 1951, en Buenos Aires, pero conocía usted que desde la celebración de los I Juegos Deportivos Centroamericanos en Ciudad de México, en 1926, ya se había comenzado a valorar con fuerza la idea de organizar certámenes de carácter continental.

Por Enrique Montesinos (*)enriquemontesinos@hotmail.com

Afiche de los que hubieran sido los primeros Juegos Panamericanos en 1942, malogrados por la Segunda Guerra Mundial. Fueron realidad nueve años después.

Los dirigentes olímpicos de entonces, encabezados por el conde Henry de Baillet Latour, presidente del Comité Olímpico Internacional (COI) desde 1925 hasta 1942, tenían la certeza de que la realiza­ción de competencias por todo el planeta redundaría en el posterior desarrollo y esplendor de los Juegos Olímpicos.

Ya en 1932, en ocasión de los Juegos Olímpicos de Los Angeles, muchos deportistas de los países americanos midieron fuerzas en topes informales y se afirma que México propuso la fundación de una Confederación Deportiva de América.

En los siguientes Juegos de Berlín 1936 los representantes de las naciones americanas aprobaron en principio la celebración de unos Juegos Deportivos Panamericanos y al año siguiente, en Dallas, Texas, se produjo lo que han dado en llamar el primer intento serio de unión, pues atletas de ocho países (Argentina, Brasil, Canadá, Cuba, Colombia, Chile, Paraguay y Perú) se unieron a los de Estados Unidos invitados todos para competir colateralmente en varios deportes aprovechando el contexto de una Feria Expositiva Internacional.

También en Berlín, el colombiano Alberto Nariño Cheyne, por entonces director Nacional de Educación Física de su país, promovió con tanto ahínco la celebración de unos Juegos en memoria del libertador Simón Bolívar —involucrando a los seis países que independizó de la dominación española (Bolivia, Colombia, Panamá, Perú, Ecuador y Venezuela)—, que estos comenzaron a celebrarse en 1938, en Bogotá.

Ese mismo año tuvieron lugar en la ciudad de Panamá los IV Juegos Centroamericanos y del Caribe y si los atletas de esa región más los bolivarianos ya competían en justas multideportivas estaba claro que el germen había fructificado, de modo que en 1940, en Buenos Aires, delegados de 16 países presentes en el Primer Congreso Deportivo Panamericano fundaron el Comité Deportivo Panamericano, con la principal función de organizar los Juegos cada cuatro años, desde 1942, y la misma capital argentina de sede.

Más de inmediato llegó la Segunda Guerra Mundial, capaz de frustrar inclusive los Juegos Olímpicos de 1940 y 1944. Y el deporte americano continuó esperando. Por separado los de Centroamérica y el Caribe volvieron a la carga en Barranquilla 1946, mientras los Bolivarianos organizaron su segunda cita en Lima 1947.

Juntos no confraternizaron de nuevo hasta los Juegos Olímpicos de Londres 1948. Allí los de norte, centro y sur mantuvieron su empeño y durante el Segundo Congreso Deportivo Panamericano, en la brumosa capital inglesa, ratificaron los I Juegos Panamericanos para Buenos Aires, solo con el cambio de celebrarlos el año impar previo a los Olímpicos, en 1951.

Y así se ha repetido cada cuatro años hasta nuestros días.

(*) Primer vicepresidente de AIPS América y autor del libro Juegos Panamericanos, desde Buenos Aires 1951 hasta Río de Janeiro 2007

Deja un comentario