Gotas de saber: Singular victoria argentina

El brasileño Joao Havelange, renombrado exdirigente mundial del fútbol, fue uno de los deportistas pioneros en Juegos Panamericanos, pero en polo acuático. En la foto, el primero de la izquierda, de píe.

Seguramente les costará entender cómo fue posible que Estados Unidos, líder mundial en los Juegos Olímpicos de Londres 1948 y posteriormente en los de Helsinki 1952, no consiguiera coronarse en 1951 en una justa continental como los I Juegos Panamericanos de Buenos Aires, Argentina.

Por Enrique Montesinos (*)enriquemontesinos@hotmail.com

Sucede que los argentinos, además de beneficiarse con las ventajas de público y escenarios afines, las facilidades de presentar equipos completos y las conveniencias a la hora de determinar el programa competitivo, llevaban años preparándose para tan ansiado momento y recuerden tuvieron la sede designada para 1942, malograda por la guerra.

La celebración de los I Panamericanos, entre el 25 de febrero y el 9 de marzo, constituyó el jalón de mayor importancia en la historia deportiva del país. Fíjense que la fecha del verano en el sur también favoreció por estar el norte todavía en invierno.

Además, la representación de Estados Unidos no fue tan numerosa, mas bien como exploratoria al nacimiento del certamen.

Los deportes con más títulos principales en disputa fueron el atletismo, 33; tiro, 16; natación y gimnasia varonil, 14 cada uno, para un suma de 77 del total de 145 entregados.

Estados Unidos consiguió imponer clase en la pista y el campo con 17 títulos y en la natación con 8, pero mostró grandes lagunas en tiro (3) y gimnasia (2) para computar 30, mientras los albicelestes, guiados por 11 en tiro y 6 en gimnasia, junto a 7 del atletismo y 4 de la natación no le perdieron ni pie ni pisada con 28 en el selecto grupo.

Hubo otros 16 deportes en liza, entre ellos remo, tenis, boxeo, ciclismo y esgrima, de amplio dominio local, de modo que los argentinos acopiaron otras 40 coronas de oro para un gran total de 68, válido para aventajar decisivamente a las 46 rivales.

Quienes prefieren ordenar las posiciones por totales de medallas, encontrarán también primera a Argentina, con 154 (68-47-39), y Estados Unidos segundo, 98 (46-33-19).

La victoria argentina —primera y única— resultó inobjetable en los albores de los Juegos Panamericanos.

MÁS GOTAS DE SABER:

— El programa no incluyó deportes populares hoy día como voleibol y baloncesto para damas.

— La ceremonia de inauguración, a las ocho de la noche del domingo 25 de febrero, la presidió el jefe de Estado, general Juan Domingo Perón, tras la cual hubo un singular día de receso general, como para tomar fuerzas de cara a once jornadas competitivas.

— El fuego olímpico se transportó desde Grecia y el encendido del pebetero corrió a cargo del corredor heleno Juan Sossidis, quien entró al estadio portando la antorcha.

— Elsa Irigoyen y Enrique Kistenmacher, precedidos por el fondista Delfo Cabrera, todos brillantes atletas locales, tuvieron a su cargo el primer Juramento de los Deportistas.

— Malvin Whitfield brilló en atletismo por Estados Unidos con una histórica dupleta en 400 y 800 metros planos, junto a los también dobles monarcas James E. Fuchs (bala y disco) y Charles Curtis Stone (3 000 con obstáculos y 10 000 metros planos).

— El bólido cubano Rafael Fortún reinó en la velocidad pura, 100 y 200 metros planos; el argentino Delfo Cabrera se cubrió de gloria en la agotadora maratón, y el chileno Hernán Figueroa sobresalió como el más completo en decatlón.

— La gimnasia entregó con carácter excepcional medallas por equipos en cada una de las especialidades, refleja la Memoria Oficial.

—En natación aún no se competía en estilo mariposa y los relevos combinados eran de 3 x 100 metros.

—Una reciente operación de apendicitis no impidió al estelar clavadista mexicano Joaquín Capilla ceñirse los trofeos en trampolín y plataforma, con la misma maestría de otros triunfos Olímpicos o Centrocaribeños.

—El brasileño Eric Tinoco coronó en pentatlón moderno sin haber punteado ninguna de las modalidades: equitación, esgrima, tiro, natación y atletismo, pero muy parejo en general.

—En los deportes colectivos Cuba ganó el béisbol, Argentina el fútbol, polo acuático y polo sobre césped —única vez efectuado—, y Estados Unidos solo el baloncesto.

—Por cierto, entre los waterpolistas brasileños ganadores de medalla de plata figuró Joao Havelange, con los años máximo dirigente del fútbol mundial.

(*) Primer vicepresidente de AIPS América y autor del libro Juegos Panamericanos, desde Buenos Aires 1951 hasta Río de Janeiro 2007.

Deja un comentario