Frustraciones insólitas e inéditas del fútbol guaraní

Pedro Garcia Garozzo

ASUNCIÓN, Paraguay, 29 de junio de 2019.- Si hubiera un campeonato mundial que otorgue puntos como en el boxeo para medir lo insólitas de ciertas frustraciones que se sufren en el fútbol y derrotas de diferentes maneras y no precisamente dentro de noventa minutos de juego, Paraguay ganaría por miriámetros ese certamen.

Este año, su ya larga cosecha de hechos singulares creció con dos episodios que se registraron en los partidos frente a los dos gigantes de Sudamérica.

Primero contra Argentina, experimentó el gran perjuicio de un error del VAR que concedió un penal al equipo albiceleste que se comprobó con los vídeos que no fue tal. Y en el juego de cuartos de final, que se resolvió por penales, justamente, el mismo «Verdugo» de Brasil en la misma clase de decisión, pasó de héroe a villano, pues decretó la victoria paraguaya en el último tiro del encuentro por la misma etapa que se jugó en La Plata, Argentina en el 2015: Derlis González.

EL GOL DE ORO. Primero y único en Francia ’98. Victima Paraguay. Lo anotó Blanc, que celebra

Nunca da gusto perder. Pero hacerlo con la hidalguía y dejando el alma en la cancha, como fue el caso de la Albirroja ante tan pintado antagonista y en su propia tierra, donde hasta ahora nunca perdió una copa América, ciertamente satisface y enaltece.

Esta es la historia nueva, de agridulces experiencias en el fútbol internacional de nuestro seleccionado.

Los antecedentes de casos curiosos y realmente nada favorables, comenzaron ya cuando se perdió en casa una final por una moneda, tras empatar 2 a 2 con Argentina, la final del Juventud de América de 1967 en el estadio de Olimpia.

También en otra ocasión, aunque no en tan decisiva instancia, se repitió la historia de visitante ante Brasil y a nivel de mayores.

En 1976, en la final del mundial universitario de fútbol que se celebró en el estadio Centenario de Montevideo, al que accedió Paraguay como invitado y en reemplazo de un seleccionado clasificado en Europa, se perdió el partido final ante Corea del Sur en tan solo 62 minutos y no en 90. Ocurre que cuando el juego iba 1 a 1 sobre 17 minutos del segundo tiempo, el arbitro español Pablo Sánchez Ibáñez expulsó a Ozuna, Duarte y Napout del equipo nacional, por airadas protestas tras la sanción de un penal a favor de los asiáticos. Y el DT Darío Jara Saguier, con la anuencia de los dirigentes encabezados por el doctor Carlos Montalbetti,  ordenó el retiro del equipo en disconformidad con la actuación del juez. 

Casi en la misma fecha de la eliminación contra Brasil en la actual Copa América, la Albirroja mayor sufrió un 27 de junio de 1998, la dolorosa caída ante el que luego sería campeón del mundo de aquel año, el seleccionado de Francia. El partido había concluido empatado sin goles y sobre 113′ cuando estaba por concluir el alargue y se vislumbraban los penales, Laurent Blanc anotó el llamado gol de oro.

Para nuestra desgracia, esa novedosa y efímera experiencia que la FIFA utilizó, fue la que mató la ilusión albirroja de avanzar más en el torneo.

Y también está la triste experiencia de Oscar Cardozo contra España en un mundial posterior si bien hay también gratas, como la del 2011 cuando también como en el 2015 le ganamos a Brasil desde el punto penal en Copa América. Esta vez ocurrió lo contrario.