Buena noticia para el deporte paraguayo

Pileta Olímpica ParaguayaAsunción, Paraguay, 8 de setiembre de 2014.- La natación paraguaya está de parabienes con la apertura del Centro Acuático del Banco Central del Paraguay. Nada me permite dudar que es de lo más auspicioso que le pasó a este deporte en toda su historia en nuestro país. Es el sueño de toda la gente de este deporte.

José Solís – jotasolis54@gmail.com

Recuerdo que hace casi veinte años se inauguraba la pista sintética de atletismo, hasta hoy la única de nuestro país, y también recuerdo con exactitud las palabras de los principales directivos de ese deporte que anunciaban los nuevos tiempos del atletismo en Paraguay. Atrás, decían ellos, iban a quedar los últimos o penúltimos lugares de nuestras delegaciones en sudamericanos, panamericanos o iberoamericanos de la modalidad.

Claro ya teníamos la tan ansiada pista. Debíamos comenzar a pelear a Brasil y Argentina los primeros lugares en el medallero. El tiempo pasó y mucho no mejoramos. Nuestras principales figuras son lanzadores. El rendimiento de estos no pasa por tener o no pista sintética. En realidad el problema no era la falta de pista. El problema era y lo sigue siendo la falta de masificación del deporte, la falta de planificación a largo plazo y tantas otras cosas.

Me parece que la natación padece el mismo mal. No se puede pretender un deporte de nível internacional por el solo hecho de tener un hermoso centro acuático. No se pueden pretender resultados de importancia con un par de clubes haciendo natación de forma organizada. Es preciso masificar este deporte. Con escasísimas excepciones hay que decir que la natación paraguaya es apenas de Asunción y de un par de clubes. Es preciso replantear la estructura de la Federación y el trabajo que está o no haciendo. La formación de entrenadores en las principales ciudades del interior urge. Creo que debería ser uno de las más urgentes acciones de los dirigentes de la natación.

Y, por supuesto, la habilitación de centros públicos de natación. Hoy este deporte está casi reservado a niños y jóvenes cuyos padres tienen capacidad de hacer frente a lo que significa ir a nadar en un club privado. Asunción tiene en sus niños que nacieron y crecen a la orillas del rio Paraguay potenciales nadadores. Es cuestión de darles la oportunidad de nadar en forma organizada y con asistencia técnica. Y si no sacamos grandes nadadores no será más importante que el hecho de haberles dado la oportunidad de convertirse en gente de bien y alejarlos de las drogas que los consume cada día más niños.

Que la anhelada pileta olímpica sirva para que nuestros atletas entrenen en un lugar acorde a las exigencias de nuestros dias pero que también sirva para ver que lo mejor de la natación de este país esta por hacerse. Si no lo decimos ahora no nos quejemos mañana.