Por: Constanza Mora Pedraza – Miembro AIPS

CALI, Colombia,18 de julio de 2017- Uno de los deportes que por su complejidad tiende a confundir no solo a los aficionados sino a la prensa en general, es el boxeo. En la actualidad, hay cinco entes que lo regulan: La Asociación Mundial de Boxeo (AMB), El Consejo Mundial de Boxeo (CMB), La Federación Internacional de Boxeo (FIB), La Organización Mundial de Boxeo (OMB) y La Asociación Internacional de Boxeo Amateur (AIBA), por lo tanto en la rama masculina existen cuatro campeones mundiales profesionales en 17 categorías, mientras que en el Boxeo Amateur hay un campeón olímpico, en cada una de las 10 categorías.

El presidente de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB) el venezolano Gilberto Jesús Mendoza, estuvo presente en el XXIV Congreso de AIPS América en Cali, Colombia, donde disertó sobre las nuevas dinámicas que el mundo del boxeo reclama.

-¿Cómo entender esta situación, especialmente cuando hay países que no tienen cultura boxística?

-La mejor manera es recordar la historia de las entidades sancionadoras.

Todo comenzó en Rhode Island, Estados Unidos, en 1921, con la creación de la National Boxing Association (NBA), primer organismo en regir el pugilismo, cabe resaltar que en aquella época las comisiones boxísticas y los boxeadores que disputaban las peleas, eran principalmente de nacionalidad estadounidense. A partir de 1962, el boxeo comenzó a internacionalizarse; llegaron peleadores de Europa, Asia y América Latina y por esta razón, la NBA cambió sus siglas por AMB (Asociación Mundial de Boxeo), como se la conoce en la actualidad.

En 1982 y bajo la presidencia del venezolano Sr. Gilberto Mendoza, -cuarto latinoamericano en llegar a este puesto, después de su compatriota Fernando Mandry y de los panameños Elías Córdova y Rodrigo Sánchez de Panamá-, se creó un lineamiento para el sistema de clasificaciones mundiales el cual aún se usa.

NACEN OTROS ORGANISMOS

Pasaron los años y con ellos llegaron las diferencias dentro de la Asociación, y es así como en 1963 se crea El Consejo Mundial de Boxeo, pero esas diferencias irían más lejos, por lo que 20 años más tarde nació La Federación Internacional de Boxeo. Finalmente en 1988 llega La Organización Mundial de Boxeo, todas ellas con mínimas diferencias entre sí, pero siendo las entidades más reconocidas del pugilismo profesional en la actualidad.

Sin embargo, debemos mencionar la AIBA -Asociación Internacional de Boxeo Amateur- la cual desde 1946 rige el Boxeo Olímpico, en 2016 comenzó a aceptar que boxeadores profesionales compitan en los Juegos Olímpicos, y también se ha acercado para trabajar en la regulación de las clasificaciones profesionales.

-¿Cuál es la función de la AMB?

-La Asociación Mundial de Boxeo tiene como función principal reconocer los campeones de las diferentes categorías a través de la supervisión y control de las peleas y de los pugilistas, esto se hace de la mano y ayuda de los entes regionales de la AMB.

-¿Qué objetivo persigue la AMB?

-Además de sancionar y regular los títulos, busca humanizar el boxeo, nutrir al boxeador con educación y explotar programas sociales para darle a las generaciones jóvenes una oportunidad para cambiar sus vidas.

-¿Cuáles es el mayor problema del Boxeo en la actualidad?

-Uno de los más grandes problemas son las alianzas económicas entre managers y promotores. Hay muchos promotores que tienen varios pugilistas en la misma categoría, lo que permite que se presenten preferencias y eso va en contra de la ética y el juego limpio… Otra dificultad es la falta de conocimiento del sistema de juzgamiento tanto por parte de los seguidores como errores humanos de los jueces, razón por la cual la AMB está haciendo énfasis en las cuatro Reglas de Oro:

Concentración: Si los jueces están realmente concentrados, lejos de cualquier distracción, difícilmente pueden dar una decisión incorrecta.

Honestidad: No hay que parecer, hay que ser honesto y en la AMB se trabaja sobre principios y valores.

Justicia: No hagas a los demás lo que no quieres que te hagan a ti.

Imparcialidad: Favoritismo, el cual a veces surge por un apego emocional hacia uno por presión externa. Debe ser eliminado.

En la actualidad, el Presidente de la Asociación Mundial de Boxeo, el venezolano Gilberto de Jesús Mendoza, trabaja principalmente para orientar este deporte más hacia el boxeador, para que sepan administrar sus ganancias. Su idea es que tengan un mejor futuro ya que un alto porcentaje de los boxeadores prefieren el deporte por encima de su educación, razón por la que al final de sus carreras deportivas muchos de terminan en la pobreza, desde donde iniciaron.

Comments are closed.